Apodos: la historia también tiene sentido del humor

Por Mariano Buren