¿Por qué se le dice Gato a Macri?

Por Jorge Lucotti